Key Thinking carece de trabajadores y debe surtir 1.5 millones de sábanas

El IMSS impone requisitos específicos para quienes quieran surtir los productos que necesita.

por Staff

Key Thinking tendrá que hacer magia, pues esta empresa, que no tiene empleados registrados, debe entregar al IMSS, en cuatro meses, más de millón y medio de sábanas quirúrgicas y para camas de unidades hospitalarias.

Pero además de carecer de obreros, la compañía ha incumplido normas oficiales que deben cubrir las prendas que -se supone- proveerá.

Y es que trascendió que el Instituto Mexicano del Seguro Social asignó a la firma un contrato por 161 millones de pesos, que obtuvo la mayor cantidad de recursos que se destinó a la licitación.

Fue el 30 de mayo cuando se abrió la convocatoria para compra de insumos hospitalarios por 700 millones de pesos, productos que iban desde compresas para heridas y los ojos, batas y pantalones para cirugías, hasta colchonetas con requerimientos altamente específicos.

En el concurso tomaron parte 24 compañías, y de 56 productos, 50 claves se asignaron a nueve empresas (Indajim Rogeri, Confecciones Epilef, Especialistas en Esterilización y Envase, Ghigasa Comercial, Hinfra, Ropa Desechable de México, Servicios y Asesoría de Producción y Key Thinking) por 595 millones de pesos. A la última se le asignó el contrato más alto.

Según los registros del propio IMSS, Key Thinking no tiene empleados registrados.

Avalaron los contratos la titular de División de Bienes no Terapéuticos, Fabiola Fernanda Torres, y de Servicios Complementarios, Francisco Reyes Torres. Roberto Benjamín Carmona, funcionario de la Secretaría de la Función Pública, fue testigo social.

Pero lo que llama la atención de todo el asunto, es que Key Thinking, una empresa con dirección en la delegación Miguel Hidalgo, de la Ciudad de México, no tiene reportado empleado alguno (permanente o eventual), según información del propio IMSS.

Incluso así, la compañía tendrá que entregar el trabajo, que implica cerca de un millón 300 mil metros de tela; 50 por ciento del compromiso se deberá entregar 60 días después del fallo, lo que se antoja difícil al carecer de trabajadores, ya que incluye llevar las sábanas a 63 almacenes del organismo, distribuidos en todo el país.

Otro dato curioso indica que la compañía no presentó la evaluación de las dimensiones del logo, ni informó sobre la prueba de lavado de la tela que usará. Incumplir estos dos requisitos sería motivo suficiente para no considerar la propuesta, pese a lo cual, ganó dos contratos.

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*